Imperdible

Soldados de Salamina
Javier Cercas
Tusquets

Cada vez me convenzo más de que uno lee libros por la misma razón que ve películas o se embelesa con alguna historia: para evadir, al menos por un buen rato, esa realidad que nos tocó en suerte; para entrar en la vida de otros y tratar de entender, así no vayamos a lograrlo jamás, cómo es que funciona esa cosa tan contradictoria que llamamos conducta humana. Y si uno sabe esperar –pero, sobre todo, si prueba con más curiosidad que descanso–, tarde o temprano llegarán a sus manos esas historias por las que vale la pena pasar las páginas. No sucede con mucha frecuencia, pero sucede. Me pasó hace un tiempo con John Kennedy Toole y Carson McCullers, para citar sólo un par de ejemplos, y ahora me sucede con Soldados de Salamina, la novela más nombrada del español Javier Cercas.

Yo, la verdad, ni siquiera tenía al libro como primera opción cuando vi la edición de Tusquets en la librería; de no haber sido porque el otro –el que quería– valía más de cien mil pesos, quizás no lo habría llevado y me hubiera demorado mucho tiempo en llegar a él. Y así, por ese pequeño detalle, me hubiera quedado sin leer la historia brillante, conmovedora y preciosa que se narra este libro. Una historia que, a grandes rasgos y saltándome lo más importante, va más o menos así: Rafael Sánchez Mazas, el falangista más antiguo de España, logra escapar de un fusilamiento que organiza el ejército Republicano antes de que las tropas de Franco entren a Cataluña en 1939. Perdido durante días en la espesura del monte, hambriento y temeroso, se topa en algún momento de frente con uno de los soldados republicanos que habían emprendido su búsqueda; convencido de que es el fin, en un instante que parece eterno, se queda mirándolo a la espera de que lo mate. Pero el soldado, por algún extraño motivo, le perdona la vida.

Muchos años después un periodista se obsesiona con la historia de Sánchez Mazas y se da a la tarea de buscar a ese soldado. Y ahí es que empieza todo, pero me detengo para no privar de conocer lo que sucede al final a quién quiera meterse en este libro increíble. Además de unas frases sueltas estupendas (“Tal vez son los momentos decisivos de la vida los que con mayor voracidad engulle el olvido”; “Porque uno nunca encuentra lo que busca, sino lo que la realidad le entrega”) la historia gira en torno a Suspiros de España, esta bella canción que acá interpreta Diego el Cigala. Aquí la pongo y, por favor, no dejen de leer este libro. De verdad.

3 comentarios:

Dora dijo...

graciass.. parece bueno el libro..y estoy de acuerdo contigo. aunque no me pasa con los libros si me pasa con algunas lecturas o con los blogs.. empiezas a leer y esa codicia de saber que pasa a travez de la mente del escritor hace que leas y leas y no pares de leer..

Samuel Andrés Arias dijo...

Martín: es una excelente novela. El año pasado la llevé a juicio en El cuaderno. Este es el enlace: http://elcuadernodesamuel.blogspot.com/2009/04/juicio-soldados-de-salamina-de-javier.html

Cristina dijo...

Hola

Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

Suerte con tu web! :)
Cristina