El Caribe en Madrid


La Casa de América está ubicada en pleno centro de Madrid, diagonal al antiguo edificio de correos y justo al frente de la estatua de la diosa frigia Cibeles. Un punto privilegiado donde se reúnen escritores y artistas que cruzan el charco para mostrar su producción en este país. A finales de octubre el turno fue para Colombia; la embajada convocó a un pintoresco evento llamado “El Caribe a Madrid”, en el cual, durante cinco días, los españoles pudieron ver un trozo de la cultura costeña. El programa se cerró el viernes 23 de octubre con lo que se había anunciado como una charla entre el periodista y escritor Heriberto Fiorillo y “dos de las nuevas voces de la narrativa colombiana”: Efraim Medina Reyes y Alonso Sánchez Baute.

Invité a un buen amigo mexicano a que fuéramos a verlos, a pesar de que no había leído a ninguno. Aceptó sin estar muy convencido.

El evento empezó tarde. Sánchez Baute llegó primero a la Casa de América con algunos ejemplares de sus libros bajo el brazo y tras él Efraim Medina, embutido en unos pantalones blancos y con zapatos de punta del mismo color, empujaba el cochecito de su hija. El corpulento Fiorillo iba junto a Medina y sonreía detrás de sus gafas oscuras.

Noté que algo iba mal desde el momento en que se ubicaron en la mesa: Fiorillo –en el medio– y Efraim –a la izquierda– estaban sentados muy juntos; a la derecha, un poco marginado, quedó el escritor de Valledupar. De inmediato ambos “compadres” (“Efra es mi compa”, dijo Fiorillo cuando lo presentó) sacaron dos pequeños portátiles Mac y se sumergieron en ellos mientras un señor muy bogotano de la embajada decía las palabras de protocolo.

Y empezó la charla, o al menos eso creímos. Fiorillo, quien reconoció que no había preparado nada, le dijo a Efraim que leyera, mientras ignoraba sin remordimiento a Sánchez Baute. Medina leyó el fragmento de un cuento de Cinema árbol y luego el periodista se volteó sin muchas ganas y le dio la misma orden a Baute. Cuando ambos terminaron de leer, el ilustre barranquillero comenzó con las improvisaciones: “¿Qué es para ti la literatura?”, le preguntó a Sánchez Baute, y luego, para rematar, le dijo que por favor le aclarara al público si “existía eso de la literatura colombiana”.

Sánchez Baute –un tipo lúcido y sin pretensiones– sacó una buena respuesta que se extendió más de lo que Fiorillo estaba dispuesto a digerir, y así se lo hizo saber cuando terminó: “Ahora responde la segunda –le dijo, riéndose– pero no vayas a explayarte igual que en ésta”. Atónito, Sánchez Baute sólo alcanzó a responder: “pues entonces no me preguntes, marica”.

Cada que terminaba de hacerle las preguntas, Fiorillo se sumergía en su portátil o, peor aún, le decía algo al oído a Efraim y se reía. No pude evitar pensar que se estaba burlando en la cara de Sánchez Baute y me dieron ganas de que el escritor se parara de ahí y se fuera. Pero no pasó; por el contrario, tuvimos que tragarnos una nueva versión de un Medina que ya parece incómodo dentro de la etiqueta de chico malo que le han endilgado. Supongo que a Efraim la paternidad lo ha afectado –y mucho– porque estuvo leyendo un fragmento de su nueva obra llamada “El mecanismo”, una especie de diatriba anti globalización que dejaba a Obama como el gran salvador de una raza estúpida imbuida en la publicidad y el comercio. Un momento: ¿Efraim Medina cambiando las vergas por el nuevo Nobel de la paz?

El clímax de la reunión llegó cuando mi amigo levantó la mano para preguntar. Dijo que la charla estaba muy bien pero que si no habían considerado buscar una manera más amable de presentarles a los lectores españoles, tan desconocedores de lo que se escribe allá, la obra de estos dos escritores.

Sarcástico, Fiorillo sonrió y le respondió: “si quiere pídales que lean más, para que usted quede satisfecho”. Ahí fue Troya: mi amigo le recriminó su actitud pedante y displicente y de inmediato casi todo el auditorio, lleno de colombianos, se fue contra él. La cosa se diluyó cuando una mujer, supongo que de la logística del evento, pidió que nos calmáramos, “que allí íbamos a pasarla chévere”.

Cuando la charla terminó salimos pensando en que, quizás, a don Heriberto no le quedó tiempo para ocuparse de prepararla después de una caminada por la Gran Vía y un almuerzo con paella acompañado de buen vino. Es que pasear siempre es muy sabroso, y más si uno va invitado.

25 comentarios:

Manuel Dueñas dijo...

A don Heriberto, no sé por qué, a veces le dicen "Egoberto". Vaya uno a saber.

Por cierto, Martín, ¿lograste escuchar a los poetas que fueron?

Martín Franco dijo...

No creo que sea tan difícil saber por qué, estimado Manuel. A los poetas no los vi; hicieron un recital el día anterior en un colegio, pero no fui. Creo que con esto tuve suficiente.

Apelaez dijo...

Que porquería. Cuando la embajada -o quien sea que pague esos viáticos- organice esos eventos debería exigirle a los ponentes ciertas cosas mínimas. Es el eterno problema de los "artistas" que creen que no se les puede exigir nada.

CarolinaVK dijo...

Qué vergüenza.

Los egos de los autores que se regodean hablándole a su ombligo o al de su "compa" son una vergüenza, vuelvo y digo.

yacasinosoynadie dijo...

pocas veces sucede que me invaden unas ganas incontrolables de patearle los testículos a alguien.

Siempre he sido calmado y diplomático pero debo admitir que pasa, son contadas las veces, pero pasa.

Últimamente solo me pasa con Efraim Medina, que jartera de tipo... si tuviera la oportunidad juro que le patearia los testiculos, lo juro.

Por dios!!! si Medina y Baute son los que representan la nueva literatura colombiana nos llevo el que nos trajo... que mierda.

Martín Franco dijo...

Yo estoy de acuerdo -no con patearles las pelotas- sino con que, al menos, tengan la decencia de planear lo que van a decir. Que no se note que sólo vinieron a pasear, caramba

Rafael-León Ruiz Vindel dijo...

Ese amigo mexicano sin pelos en la lengua puede ser Don Iván?? Me hubiera gustado estar presente.

Martín Franco dijo...

Lo mismo me preguntó Alberto, pacero. ¿Vos qué creés?

Rafael-León Ruiz Vindel dijo...

No podía ser otro.

Anónimo dijo...

Tipico de Fiorillo! Semejante monigote que se invento el mito de "la cueva", para sacarle billete a las empresas privadas y posar de dueño de Gabo en Barranquilla.

Hay que ver el discurso que se tiró el día de la inauguración de la sala Garcia Marquez en el Parque Cultural. Pura sapería con el biógrafo inglés, Gerard Martin, con la casa editorial Random House Mondadori, con sus benefactores de la cueva y con la elite de la "cultura" barranquillera. Una lectura para su ombligo. Como siempre.

No me extraña lo que comenta este blogger. No puede ser mas tipico de Fiorillo!
Que siempre me ha parecido que de periodista, y de realizador de cine, y televisión tiene poco... Ese regordete es un oportunista de profesión. Junto a su escudera "la Medina".

Que huevos los de la embajada! LLevar a un poco de gente a pasar unos días a Madrid... Valiente selección del Caribe en Madrid!
Realmente mi idea del Caribe es otra.
Desde un inicio sentí que esa "muestra" era mas un combo de llaves, pasandola bueno en la madre patria, con "Robado y lo Niega" como anfitrion. (Que habría detrás de todo esto)

(Gracias Dios por que existen los bloggs y uno pude contarlas cosas y opinar para no quedarse con la mala sangre adentro)

Anónimo dijo...

Por qué no nos cuentas, Martín, que te queda más fácil, quién es la o el agregado cultural de la Embajada de Colombia en España, porque esa o ese es el directo responsable de ese horroroso entuerto. Seguro que su oficina fue la que les armó el paseo a los amigotes y nos hizo quedar mal a todos.

Jorge Sánchez dijo...

Hoy día la literatura es farándula y mercadeo, como todo lo demás. ¿Dónde quedó la experiencia SOLITARIA de un lector que se acerca a un libro X y sufre una especie de revelación?

Por cierto, tengo la impresión de que la mayoría de personas que se la pasan asistiendo a eventos literarios (firmas de libros, charlas con escritores, conferencias, etc.) en realidad no lee un carajo. Sus vida giran en torno a la "literatura" y a la "cultura" sin los riesgos que representa meterse de cabeza en una obra literaria que podría transformar por completo la manera como perciben el mundo.

Por cierto, Efraim Medina siempre me ha parecido todo lo opuesto a un verdadero escritor, y su discurso cada vez es más clichesudo (lo que leyó sobre Obama lo confirma).

Anónimo dijo...

Muy fácil, y muy cobarde, atacar a las personas ausentes, sin darles oportunidad de defenderse. Yo estuve esa noche en Casa de América y no fue eso lo que ocurrió. Fiorillo siempre prepara sus presentaciones, pero el tipo es un triunfador, levanta ampollas y tortura a la cangrejera con sus actos de creación. En Madrid, en Barranquilla, en Buenos Aires, en París, lean en internet, el hombre se luce.

Martín Franco dijo...

Cuéntenos entonces, anónimo, qué fue lo que ocurrió. Interesante saber su versión, pero mucho mejor dando la cara.

Anónimo dijo...

Tengo varias noticias para ustedes: Efraim Medina y Baute son amigos del alma. La charla fue estupenda y el desparpajo de Fiorillo es un elemento básico del espíritu Caribe. A Medina no lo trajeron de Colombia, llego de Italia donde vive y tiene mucho éxito como escritor y periodista. El funcionario de la Embajada que organizó el evento se llama Luis Armando Soto y tiene una trayectoria impecable en la cultura colombiana. Al señor que amenaza con patear a Medina le aconsejo tener cuidado con lo que dice, su amenaza ya la hemos remitido a las autoridades. Todas las opiniones son respetables y miden la calidad humana de quien las expresa. Lo de Medina y Baute fue brillante, distinto y muy honesto. No creo que un escritor tenga éxito internacional y sea traducido a varios idiomas por casualidad. Me pregunto quienes son ustedes, que representan. La envidia mata más personas que el cáncer.

yacasinosoynadie dijo...

vea pues, la Interpol me va a expedir boleta roja de captura por amenazar con patearle los testículos a Medina... pero en todo caso: no era una amenaza, era un comentario, escrito con menos diplomacia de la que suelo tener... Creo que fue más amenazante el comentario que dejaste en mi blog amigo anónimo...

Anónimo dijo...

Martin, la protesta fundamental de tu amigo el mexicano esa noche carece precisamente de fundamento: ¿por que hablar de literatura colombiana en Madrid? Porque ese fue el tema anunciado y punto. ¿De qué querían que hablaran entonces? ¿Adónde creía él que lo llevabas, hermano? Te falta mucho para llegar a la altura de los escritores que criticas. Y mentir no es un buen instrumento de credibilidad, sobre todo cuando se miente acerca de periodistas como Fiorillo, que a su vez la tienen toda.

Martín Franco dijo...

Los comentarios de los anónimos en esta entrada me recuerdan lo que sucedió esa noche en la Casa de América: un crítica a Fiorillo y todos los colombianos de la sala se vienen en contra. No entiendo por qué nos cuesta tanto trabajo digerir algo que nos choca. Ésa es Colombia. Ahora bien, estimado anónimo: la charla era de literatura colombiana, en eso tiene razón; yo lo que digo es que hubieran podido buscar una forma más amable de presentarle a los lectores españoles a estos dos escritores que, a mi juicio, son buenos. A mí Baute me gusta (su libro de Líbranos del bien me parece buenísimo), y Medina, con todo y su tono 'bukowskiano' dice cosas interesantes. Lo he leído. Pero, ¿por qué el alboroto por decir lo que pasó? No miento al afirmar que Fiorillo no preparó nada -¡si él mismo lo reconoció en la charla!- y eso es lo que critico. Es, a mi juicio, una falta de respeto con los asistentes.

Anónimo dijo...

Martin, tú estás en tu derecho de criticar a quien quieras, pero no lo hagas a punta de mentiras. No es bueno para tu carrera. Que yo sepa, es la tercera vez que Fiorillo y Sánchez Baute conversan sobre la obra de este último y, como sabes, Fiorillo conoce bastante bien, de otro lado, la literatura de Medina Reyes. Eso justificaría su frase de no haber llegado preparado a la cita pero tampoco esto es cierto porque lo que tenía escrito Fiorillo en su mac eran por lo menos quince preguntas para cada uno de ellos. Lo sé bien porque yo estuve en primera fila y me tomé esa noche el trabajo de curiosear sobre lo que habían traído ambos -Efraim y Fiorillo- en sus aparatos. Me parece injusto que por corpulento, compadre de Efraim y "mamador de gallo", algo que jamás entenderán la gente que no proviene del Caribe, condenes a ese gestor, escritor y moderador magnífico que no dijo una sola groseria, mucho menos al público, en toda la noche y que resistió como un caballero la encarada de tu amigo, el despistado mexicano. Recuerda que este admitió no conocer la obra de ambos escritores y Fiorillo le respondió que entonces podía pedir a cada uno de ellos que leyera un poco más. Para que él los fuera conociendo. Pero eta oferta generosa y oportuna del moderador te resultó a tí -y a tu compañero- sarcástica. ¿Qué debio hacer Fiorillo? ¿Pedir perdón?
Averigüen primero antes de echar pestes sobre alguien. Revisen la hoja de vida de Fiorillo. Por encima, ha obtenido más de una docena de premios en periodismo, cine y televisión; tres películas y ocho libros escritos. Sergio Ramírez y Tomás Eloy Martínez han elogiado su escritura. Ha sido maestro de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, de García Márquez. Pregunta a Jaime Abello,el Director de la Fundación de Gabo, pregunta a quienes te dieron la beca quién es ese creador corpulento que sacó a tu mexicano de las casillas. Pregunta y aprende. También hay que ser responsable en los blogs.

Martín Franco dijo...

No vamos a llegar a ninguna parte, don anónimo: el que quiera creer, que crea. Yo escribo lo que pasó esa noche, y no es ninguna mentira lo que se dice ahí. Si Fiorillo tenía preguntas en su Mac, las dejó bien guardaditas. Y una cosa más: acá no se está "echando pestes" de nadie. El hecho de que Tomás Eloy Martínez lo haya elogiado y de que tenga libros, películas y premios, no lo hace intocable, como muchas vces parece sentirse con esa actitud soberbia. Y ya, por último, ¿no cree usted que sería más responsable dar la cara que andar ocultándose tras un "anónimo"? No exijan lo que no dan.

Anónimo dijo...

Martín, te estás saliendo de la ropa, o de casillas. Cálmate. Primero, el anonimato es una alternativa ofrecida por el sistema que usas. Segundo, hemos sido varios los anónimos participantes en el tema. Uno de ellos insultó con tu anuencia al escritor Fiorillo. Hasta criticó su fisonomía. Otro le dijo monigote y lo tildó de explotador. Y ahora quieres saber quién soy. Mi nombre no te aclararía nada. Es más, ni hombre soy. No me conoces. Soy mujer, colombiana,profesora de semiótica, me llamo Cristina y me divierten los sofismas como los que tú y tu amigo, el mexicano de marras, han querido instalar como verdades en el imaginario de sus lectores, hasta yo uno de ellos. A juzgar por tu último comentario no quieres interlocutores que debiliten en público tus convicciones y prejuicios. Prefieres idiotas como Manuel Dueñas o Carolina o Yacasinosoynadie (¿acáso un superhéroe?) que te siguen la corriente y alimentan como ciertas tus grandes equivocaciones. Haz lo que quieras, pero no pretendas fungir de periodista, falseando situaciones porque alguien simplemente no te cae bien o no resistes virtud alguna en otro.
Aquí, acepto tu ansiedad y me pierdo por ahora en busca de blogs más enriquecedores.Ciao, cariño.

Anónimo dijo...

Ey, yo soy un anónimo distinto.No me digan que hasta aquí llegó el toma y dame.La verdad es que quisiera saber cómo va a salirse Martin con esta. La profesora de semiótica ha sido clara y se las trae.A mí me suena mucho lo que dice. Ese Fiorillo, lo conozco, es divertidísimo. Parece un bravucón, pero resulta un osito.Está lleno de humor y juega con las palabras de manera permanente. En Barranquilla, quienes no lo envidian, lo adoran.Estoy seguro de que, si lo conoce, por razones del oficio, Martin podría tener en él un gran amigo.

yacasinosoynadie dijo...

ahora resulté un "superheroe"... quien sabe desde la semiotica que mirada rara se le de a un simple "yacasinosoynadie".

Apelaez dijo...

Bueno Martín, se nota que su blog lo leen en la embajada en Madrid. Seguro el "anònimo" trabaja ahì.

Anónimo dijo...

jajaja..todos tan avispados y nose han dado cuenta que el anonimo es Fiorillo...pillado Heri...jajaja...mame gallo no joda !,,,