Yo critico, tú criticas...


La última entrega del boletín de Libélula* trae un artículo titulado “Nuestra mayor crítica consiste apenas en el silencio” que firma Pablo Felipe Arango, dueño de la librería. El texto vuelve sobre la polémica entre Arcadia y El Malpensante por cuenta de la entrevista que hace unos meses le hicieron a Harold Alvarado Tenorio, en la que el marginal poeta se dedica a despotricar de todo y contra todos hasta no dejar la cabeza de nadie en su sitio. Para los que no se han enterado de la trifulca dejo los enlaces, si tienen tiempo y ganas de controversia.

Volvamos. Dice PFA en el boletín que “No es necesario entrar en la discusión pues ya se bastan ellos para provocarse, pero vale meter basa para advertir que el mundo literario en Colombia merece más color, más provocación, más controversia, menos unanimismo, seguimos en el mismo estado de autoelogios, gestando escritores a veces con oficio pero siempre insípidos, y cuando más, llorones pretensiosos que suponen insuperable la capacidad de juntar de manera coherente más de tres frases. Nuestra mayor crítica consiste apenas en el silencio”. Y más adelante: “Alvarado Tenorio podrá ser un provocador que da golpes bajos, pero el establecimiento literario y editorial no se encumbra para mucho más. Un poco de humor y mala leche no pueden ser mal vistos en medio de tanto gris y tanta tristeza”.

Perdonarán, pues, pero quisiera meter la cucharada. Lo digo porque en este caso don Pablo Felipe mezcla peras con manzanas: después de todo, no es lo mismo la “mala leche” que el triste y repetido lugar común del “me cago en todo”. Una situación curiosa porque en el mismo texto da ejemplos de columnistas que, si bien tienen mala leche, van más allá de la descalificación per se (como Nicolás Morales Thomas). Y aunque puede tener razón en eso de que el mundo literario requiere más color y menos unanimismo, hay que tener cuidado en la forma en que se hace. ¿Tirar golpes a diestra y siniestra porque nos da la gana no nos convierte, al final, en simples bufones?

Lo triste del caso es que la fórmula del “me cago en todo” se utiliza cada vez con mayor frecuencia. Uno tiene derecho a pensar lo que le dé la gana, pero cuando va a volverlo público lo mínimo que se exige es un poco de coherencia. ¿O en qué se basa Efraim Medina –por citar sólo un ejemplo– para decir que García Márquez es un “papagayo disecado”? Y por favor, señores, no mezclemos las cosas: otros se escudan en el supuesto sentido del humor para machar a los mismos personajes con chistes repetidos y de mal gusto. ¿Humor eso?

Echarle el agua sucia a otro es de lo más sencillo. Decir “este es un pendejo” porque yo lo digo es facilísimo y quien escribe suele quedar como un rebelde sin causa. ¡Qué va! A mí me encanta la mala leche, pero desconfío de los que desdicen de todo sin argumentos. Y eso es lo que hacen Alvarado Tenorio y muchos más: dar alaridos, berridos, creerse los malos sólo para llamar la atención. Critiquen lo que quieran –y más si algo no les gusta–, pónganle toda la mala leche del mundo, sacudan el correcto y aburrido mundillo intelectual, pero que sea, por favor, de manera inteligente. Y eso ya es más difícil.

*Si alguien quiere el boletín y no lo tiene, déjeme su correo electrónico y se lo hago llegar.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Te agradezco me envíes el boletín. mi correso es jorgehernan4@yahoo.com

Mónica Palacios dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mónica Palacios dijo...

Es que insultos tipo "culifruncida" que le dice Alvarado T. a Piedad Bonnet, o "culibajito" de Fernando Vallejo para Uribe Vélez, entre otros del mismo tipo, me parecen bastante adolescentes. A mí también me encanta la mala leche, pero el insulto con rabia, las palabrotas sin sentido tipo foristas de medios colombianos, resultan bastante inocuos. Podrán dar risa, pero no ofender.
En un malpensante publicaron, creo que este año, una recopilación de frases descalificadoras de unos escritores a otros. No recuerdo quién lo escribió ni el nombre del texto, pero recuerdo un insulto en particular que decía algo como "X escritor pone los adjetivos como se tira los pedos un burro".
Me gusta también mucho una frase de Groucho Marx (pero no sé si estaba dirigida a alguien en particular): "Desde el momento en que tomé su libro hasta que lo solté, convulsionaba de risa. Algún día intentaré leerlo".
Y finalmente, está el ensayo de Borges, "El arte de injuriar" que tiene, además de una metodología para el insulto inteligente, unos ejemplos magníficos de oprobios elaborados, bien pensados y en consecuencia, realmente ofensivos.
Yo no creo que al mundo literario en Colombia le falte tanto color o controversia, pero sí un poco más de cerebro en esas provocaciones.

Terapia de piso dijo...

Sencillo es siempre criticar y alabar sin fundamento.

Saludos.

José Roberto Coppola

Teresa Vargas Feria dijo...

"X escritor pone los adjetivos como se tira los pedos un burro"
jajajajajajajajajajajajajajajajjajaa
hoy especialmente necesitaba reirme.

Esteban Dublín dijo...

Martín, en todo caso no hay que desconocer que la polémica ha sido divertida. He estado leyendo los ires y venires entre El Malpensante, Arcadia y Arquitrave (hay que sumarlo ahí), y para mí francamente ha sido un ejercicio muy entretenido. Yo creo que la crítica hay que tomársela en serio, porque para eso está, pero no tan en serio como para sufrir una depresión o llorar porque Alvarado Tenorio, o Marian Ponsford dijeron o dejaron de decir. En todo caso, la polémica me ha dado risas para rato.

Un abrazo, Martín. ¿Dónde estás ahora?

Carlos Augusto Jaramillo dijo...

Querido Martín, se acaba de colgar la editorial del Boletín en http://libelulalibros.blogspot.com/
Que la disfruten.

Martín Franco dijo...

Completamente de acuerdo, Mónica y José Roberto. Esteban, sí, hay unas que son graciosas, pero creo que el problema reside en la importancia que se le da a los personajes. En este caso particular le dieron un bombo innecesario a don Alvarado Tenorio, pero qué se le va a hacer: este mundillo está lleno de este tipo de gente. Saludos, amigo; ahora mismo estoy de vuelta en Madrid. Don Carlos A, bueno tenerlo de vuelta, ¿ya pasó la digestión de ese sancohco de gallina? Abrazo, hermano.

GABRIEL U.S. dijo...

Creo que en el mundo literario sucede lo mismo que en la vida cotidiana: existen personajes que se dedican a la crítica como única forma válida de existencia y, peor aún, también existen aquellos que pasan por la vida criticando todo, destruyendo, buscando pleito, levitando sobre su propio hedor de insultos. Si bien muchos, tal vez, la mayoría de escritores o de los que osan llamarse de esa manera, merecen recibir esos golpes bajos, incluso, peores, hay que saber medirse, hacerse su propio lugar y no convertir la crítica y la camorra en fórmula de posicionamiento ego-artísitco.
Muy entretenido su blog.
Saludos.

Anónimo dijo...

si por fa enviame el boletin. mi correo es dorainys@hotmail.com

Angry Girl dijo...

típico: "argumentos" "inteligencia"

de aqui a cuando insultar es algo de inteligentes?

y que mierda es eso de argumentos? me explican, es que soy poco inteligente

le tienen miedo a las palabrotas y prefieren palabritas? eufemismos pendejos, isultos bien escritos?

ay, si no insultan con rabia, mejor no insulten, parecen damitas bien vestidas que sabe ofender

rabia juemadre, rabia es lo que necesita expresar la gente, y la rabia solo se expresa de mala forma gente, ustedes parecen unos papas retrogrados que no dejan gritar groserias a sus hijos.

Martín Franco dijo...

Excelente tu pose, Angry Girl. Ya te imagino desahogándote en los foros de El Tiempo...

Angry Girl dijo...

si si Martin imaginatelo porque solo cabe en la imaginación, y hablando de argumentos "los foros del Tiempo" ese es el unico argumento que ustedes tienen.

Martín Franco dijo...

"Ustedes", ooooooh...

yacasinosoynadie dijo...

tanta lora sin argumentos da risa... un ejemplo presente ac, Angry girl dice: "si si Martin imaginatelo porque solo cabe en la imaginación, y hablando de argumentos "los foros del Tiempo" ese es el unico argumento que ustedes tienen"...

quienes son "ustedes", en que se basa para decir que esos son los argumentos de... "ustedes"... por qué llegó cagada de la piedra?... es nieta de Alvarado Tenorio?... y que conste que no estoy insultando... estoy preguntando... En fin, usualmente cuando se tiene pocas cosas por decir, la gente opta por insultar...

Angry Girl dijo...

no no, yo estaba muy tranquilita se lo juro, pero apenas entré a este post y ví el nombre de Mónica Palacios se me vino el humor de mierda

A. Starman dijo...

¿Y por qué tanto miedo a la rabia? ¿Por qué será que tantos "intelectuales" le tienen semejante pavor a despelucarse un poco? No lo entiendo... Me recuerdan a los papás y las mamás de las generaciones anteriores, y su cuentito timorato de la "buena educación", que venía a significar algo así como "no llores, no rías muy fuerte, no te pongas bravo, ponerse bravo no sirve para nada, qué ganas con sentir, trágatelo todo, no eres persona, no eres nada, vamos todo el tiempo a estar alegres por nada..."

Una persona realmente inteligente no reprime lo que siente, así tenga que usar el término "culifruncido" o "culibajito". ¿El insulto inteligente? No puedo insultar de forma inteligente, porque me siento jugando a las muñecas, como un pimpollo pintorreteado meneando la grasa y dejando rastros de escarcha y peste de perfume fino en algún salón de fiestas de un castillo en la Europa del siglo XVIII. Como decíamos hace años, dejémonos de vainas, por favor. Dejemos de creernos tan superiorcitos y de pensar que leer mucho y pensar (?) mucho nos da licencia para caminar sobre una nube y un deber de sobrarnos en retórica, cuando en el fondo estamos pensando: "ese es un HIJUEPUTA". Dejémonos de mentiritas. Insultar no es un arte. Es un beneficio al alcance de todos. Ofender es sabroso. Y sentirse ofendido es sentirse VIVO.

Cada día creo menos en los argumentos. ¿Por qué? Porque veo que cada quien se va inventando los "argumentos" que quiere. Si estoy en contra de, qué sé yo, el café verde, me dicen que soy un "anticafeverdista", me meten otro añadido por el estilo "ísta" del tipo "imperialista", "facho" "comunista" "anarquista", o lo que sea que al calenturiento contradictor se le ocurra, y ya (soplito delicado sobre la fina obra terminada): Está hecho un flamante "ARGUMENTO".

Veo que Mónica Palacios borró un comentario. ¿Qué pasa? ¿Se cansó de hacerle publicidad a los orfanatos?

A. Starman dijo...

Todo ésto me recuerda una escena de una película...

Vincent: Un "por favor" estaría bien.

Mr. Wolf: ¿Cómo dijo?

Vincent: Dije que un "por favor" estaría bien.

Mr. Wolf: No estoy aquí para decir "por favor", estoy aquí para decirles qué hacer. Y si a usted aún le queda algo de instinto de supervivencia, es mejor que lo haga, y rápido. Estoy aquí para ayudar. Si no aprecian mi ayuda, les deseo mucha suerte, caballeros.

Jules: No es así, Mr. Wolf. Apreciamos mucho su ayuda.

Vincent: No trato de faltarle al respeto. Simplemente no me gusta que me estén ladrando órdenes.

Mr Wolf: Soy CORTANTE con usted porque el tiempo es un factor clave. Pienso rápido, hablo rápido, y necesito que actúen rápido si quieren salir de ésta. ASÍ QUE POR FAVOR, CORAZÓN, CON AZÚCAR POR ENCIMA, LIMPIA EL PUTO CARRO.

Martín Franco dijo...

Si de algo me ha servido un año afuera es para comprobar que la agresividad promedio de un colombiano está muy por encima del nivel de cualquier otro. ¿Y por eso nos sentimos tan rebeldes? "Ofender es sabroso. Y sentirse ofendido es sentirse VIVO"... Sin palabras.

A. Starman dijo...

Martín Franco, si el colombiano es más agresivo que el resto del universo es precisamente porque está REPRIMIDO. Mayor razón para decirnos las cosas, así sean políticamente correctas o no.

Pienso que el colombiano está demasiado ocupado en ser un muñeco social y no le importa casi ser él mismo, ni expresar lo que siente. Eso construye colmenas tiesas de resentimiento en el alma durante décadas. También por eso es que el colombiano es tan asiduo de bares y tabernas, porque necesita atiborrarse de estimulantes hasta las orejas para poderse deshinibir medianamente, deshinibiciones que, triste y predeciblemente, muchas veces terminan con un ojo morado o peor.

Decir lo que se piensa no es ser agresivo. Ser agresivo es agarrarse a los puños con alguien que le dió un codazo accidentalmente, es resolverlo todo a los tiros, con un cuchillo en la mano, desparramendo tripas por el suelo. Y todos los colombianos (TODOS) tenemos esas cantidades enormes de agresión y odio adentro. Y si no las sublimamos, vamos a seguir como siempre, matándonos. Psicología básica. ¿No ha oído hablar de la silla vacía? Es mejor que no esté tan vacía. Nuestra sociedad es la sociedad de los silencios. Tenemos DEMASIADAS cosas qué decirnos, y no lo hacemos. Eso tiene que cambiar.

yacasinosoynadie dijo...

creo que una cosa es decirnos las cosas y la otra es ofendernos... pero que mierda, ahora resulta que somos una sociedad a favor del insulto, cada vez me sorprendo más...

Anónimo dijo...

[B]NZBsRus.com[/B]
Lose Laggin Downloads With NZB Downloads You Can Instantly Find HD Movies, Console Games, MP3 Singles, Software and Download Them at Accelerated Rates

[URL=http://www.nzbsrus.com][B]NZB Search[/B][/URL]