¿Nos tomamos en serio?

Tremendo alboroto armó la columna de la revista SoHo donde el periodista Adolfo Zableh se mete con Manizales. Seguro ya sabrán de lo que hablo. En realidad, el escrito no es una diatriba en contra de la ciudad, sino el recuento de lo que sucedió en la final del torneo Apertura en que el Once Caldas le ganó al Junior. Si miramos las cosas desde lejos la supuesta columna no refleja más que las palabras de un hincha que, vaya uno a saber si en un momento de rabia, le dio por ‘meter la pata’ insultando a la ciudad con el siguiente párrafo:

"¿Cómo es posible que Alex Sinisterra haya hecho un gol? ¿Cómo se dejan ganar de un equipo dirigido por Javier Álvarez, el mismo del 9-0 en Londrina? Es un equipo de Manizales, por Dios, una villa apenas, sin sol, sin mar, sin gracia. Tan atrasada es que a muchos de sus habitantes aun le gustan los toros. Es indignante. Ahora sé lo que siente un bogotano cuando su equipo pierde con el de una ciudad pequeña".

Apenas Zableh colgó la entrada, la gente en Manizales se le vino encima: grupo en Facebook, insultos y cientos de correos de personas indignadas porque se les metieron con el terruño. No justifico las reacciones de quienes comentan –pues ya sabemos que los foros en las revistas y periódicos son como los grafitis de los baños públicos–, pero creo que en este caso corresponden apenas a una consecuencia lógica de lo que escribió. Me explico: si ya se sabe que el peligroso manto del regionalismo nos cubre en esa tierra con tanto ahínco, ¿qué otra cosa podía suceder después de decir una cosa así? Hombe, por Dios: si al que intenta debatir con argumentos lo descalifican con los improperios más soeces, díganme pues qué se puede esperar del que los insulta por igual…

Para mí Zableh puede tener la opinión que quiera de Manizales; no me voy a poner en la inútil tarea de defenderla pues hay muchas cosas que critico de la ciudad. Pero también hay otras que echo de menos y me parecen destacables. Creo que su opinión es respetable, pero parece que a Adolfo se le olvida que escribe para una de las revistas más leídas del país y que la gente no pasa un insulto así tan fácil, como de hecho se ha demostrado. Ése es el punto.

Hace unos días hablamos por chat y me dijo que el problema es que la gente se toma muy en serio. Lo mismo dijo en la entrevista de Caracol. Y sí, quizás tenga razón, pero no me parece que en este caso se deba aplicar ese argumento: yo no puedo decirle a alguien en la cara que es un hijueputa y cuando el otro se indigne lavarme las manos replicándole que “se toma muy en serio”.

Creo que la falla del escrito es que Zableh se ubica en el mismo nivel de los que lo insultan y no me parece sensato que un periodista se ponga en ésas. En mi opinión el artículo que hace unos años escribió Jaime Monsalve “contra Manizales” es graciosísimo, pero si uno lo lee no hay un insulto contra nadie, sino una cantidad de verdades que a más de uno–y con razón– le dolieron. Ese texto tiene ironía, gracia, humor; cosas que en la columna de Zableh no se notan porque prefirió optar por la vía fácil del insulto.

A veces hay que morderse la lengua.

16 comentarios:

Andres T dijo...

Martín totalmente de acuerdo, lo unico aue genera es violencia los artciulos de ese señor. Y ni hablar del siguiente articulo ...el problema de colombia es su gente"


un abrazo

Jorge Sánchez dijo...

Aunque SoHo saca a veces cosas buenas, desde siempre me ha parecido que ahí se incentivan los artículos "polémicos". No es la primera vez que uno de sus escritores critica algo sin fundamentos, solamente para producir reacciones emocionales en los lectores. Digamos que es una forma de amarillismo. Revistas un poco más serias, como El Malpensante, también caen a veces en estos terrenos.

Martín Franco dijo...

Sí, Jorge, es cierto: la fórmula de SoHo desde hace rato está agotada. A mí las crónicas me gustan, pero eso de "un día como" o "qué se siente ser" me parece que se va a la pornomiseria; es como si le estuvieran diciendo a los ricos: "mire, en este país hay pobres y viven así". No creo que la provocación este mal, pero si se hace tiene que ser de manera, digamos, inteligente: con humor, argumentos, ironía. Cosas de ésas. Muchas veces caen en el insulto por el insulto y eso es fatal. Como en este caso. Y ahí no me parece que valga eso de "tomarnos en serio".

ángela cuartas dijo...

Yo creería que no tomarse en serio es precisamente no ofenderse, ni replicar, cuando a uno lo insultan. La famosa "me resbala". Pero estoy de acuerdo en que el autor la embarra al insultar en su artículo. En realidad insultar es una pérdida de tiempo y, en este caso, de espacio y plata.

Mónica Palacios dijo...

Que miedo, Martín, cuando más de dos deciden defender una noble causa mediante un grupo de apoyo en facebook, incluso la más justa de las razones, en estos grupos, parece estar atada solo bajo la consigna de insultemos unidos para ofender más; pasa con los regionalismos, pasa con los defensores de los animales, con los opositores de las corridas de toros, con los que apoyan a A. Molano. El insulto es su mejor argumento.
Sobre esos calificativos regionales me da la impresión que pasa lo mismo que con la palabra "nigger" en las películas gringas, que está bien si la dice un negro sobre sí mismo u otros negros, pero que es casi un delito cuando viene de la boca de un blanco; así mismo, está bien si decimos de nosotros mismos que somos provincianos, pero que no venga un foráneo cualquiera a calificarnos de tales, porque ahí sí no.
Yo creo que si uno recibe una ofensa en tono de humor, lo más inteligente sería responderla en igual forma, sin insultos, o bueno, sin palabrotas, porque eso de "una villa apenas, sin sol, sin mar, sin gracia" suena bastante cercano a un insulto; es que digo, de Barranquilla hay harto por decir, mucho más avanzada que Manizales, la verdad, no es (no debería decirlo yo, que no soy barranquillera, pero así es). Un columna en iguales condiciones sería más efectiva que correr a rasgarse las vestiduras.

Ángela, no entiendo muy bien ltu idea sobre tomarse en serio. Lo que decís es cierto, pero siento que es lo mismo que dice la entrada de Martín, ¿no?

Martín Franco dijo...

Ángela: responder a los insultos de anónimos o de gente que escribe con rabia y sin argumentos es una soberana pendejada. Pero bueno, supongo que todos lo hemos hecho alguna vez, porque no deja de ser indignante. Lo mejor es, como dices, "dejarlo pasar".

Mónica: Sí, estamos de acuerdo en muchas cosas. Pero vamos por partes. Al igual que tú, le tengo recelo a esos grupoes de Facebook pues me parece que en últimas están más hechos para ofender que para defender una causa, cualquiera que ésta sea. Sobre los calificativos regionales, ya lo sabemos: cada que en SoHo sacan algo "contra" tal región, los ánimos se caldean. Pero sobre todo en Manizales. A mí me da es risa ver cómo la gente defiende a la ciudad: que es "lo mejor del mundo", "la más bonita", "la más lo que sea". Puro orgullo herido. Y peor aún: eso demuestra aún más provincialismo. Los regionalismos son dañinos, obvio, pero un comentario como el de Zableh -que carece de humor- no hace otra cosa que exacerbarlos. Claro: de Manizales se pueden decir mil cosas malas, pero lo mismo de Barranquilla, de Bogotá, de Madrid, de París o de donde sea. Ponerse a defenderla de esas cosas es inútil. ¿Que somos provincianos? ¿Una villa sin sol ni gracia? Puede que sí, pero ése no es el punto. En últimas lo que me parece una bobada es que el escritor se ponga en el papel de un forista insultante.

ángela cuartas dijo...

Sí, es lo mismo que dice Martín. Pero en algo estoy de acuerdo con el autor. No veo que lo que él haya escrito merezca insultos (aunque es de esperarse que los reciba, uno suele recibir lo que da), tampoco elogios. No creo que él deba lavarse las manos como periodista, tampoco sé si lo está haciendo, pero a mí sí me parece que, como él dice, esas reacciones muestran que las personas se toman muy en serio. Yo me enfurecí mucho una vez que alguien dijo que el cholado era como los caleños: una mezcla ordinaria, pero eso sólo muestra que yo me tomo muy en serio mi región. La persona que lo dijo tiene todo el derecho de pensar eso y decirlo, sin recibir insultos. Obviamente otra cosa es decir algo así en un medio de comunicación, pero teniendo en cuenta el tema (fútbol) y el tipo de revista (no es precisamente un medio "serio"), no me sorprende ni me indigna. Ese tipo de cosas me aterran más en medios que tienen otro perfil y otra función, como El Tiempo o RCN, por ejemplo.

JuanDavidVelez dijo...

Un día dos bogotanos me hicieron reir mucho burlandose de Medellin, ellos estaban diciendo "¿que clase de ciudad es esta?, esto es una ciudad con clima de pueblo, me siento como en Villeta". Me hicieron reir mucho.

Martin: Uno crece con unos mitos acerca de las ciudades pasados por los familiares, de Manizales en Medellín me decian: "en Manizales son los paisas pinchados, todos se creen de sangre azul".

¿Tienen alguna ofensa bacana contra Medellín?, por favor una que no sea comun como que todos somos sicarios y paracos y que las chicas son unas putas todas (no son putas todas, incluso un amigo caleño que vivio aca me decia "que problema con las paisas, todas se quieren casar", (a ese caleño lo visitaban de vez en cuando tremendas muchachas tan bonitas de Cali, era como a la gente que le mandan frijoles a Nueva York, a el le llegaban sus caleñas y se le notaba el descanso y la felicidad) (para que no me acusen de machista debo decir que a ellas tambien se les notaba la felicidad)

yacasinosoynadie dijo...

Hombre Martín, leo y releo y no veo en que parte ven insultos... la verdad creo que Zableh no insultó a nadie, dijo lo que pensaba a "calson quitao"... Y estoy un poco de acuerdo con él, acá la gente se toma muy enserio, en Colombia creo que hasta a Bogotá le falta mucho para ser ciudad realmente (y ojo que yo soy bogotano) y ese regionalismo pendejo es que que nos tiene jodidos... Más bien sería bueno mirarnos al espejo y aceptar lo que somos, o quien me va a venir a decir que Manizales es la super ciudad? si hasta hace no muchos años llegaron las escaleras eléctricas y la gente hacia fila para "montarse"... bueno o por lo menos eso fue lo que me dijo un buen amigo, vaya uno a saber si es cierto...

Martín Franco dijo...

"Tan atrasada es que a muchos de sus habitantes aún les gustan los toros". Me perdonás, yacasi, pero a mí eso me suena a insulto y sin ningún argumento. Y ojo: no me gustan nada los toros, nunca voy, me parece un espectáculo violento. Pero, ¿atrasada la ciudad o a los que les gustan las corridas? ¿Por qué? ¿Porque es su apreciación? Si a eso vamos aquí en España tendríamos que hablar de casi todo un país "atrasado"...

Extranjera dijo...

Yo no he leido la columna de Zableh, ni soy Colombiana yno entiendo los chistes o rivalidades entre ustedes, pero mientras he sido periodista es descubierto que la gente -y me incluyo- puede ser demasiado susceptible. Abrazos. Lo que si me parece es que si la columna era sobre deporte que necesidad hay de ponerse a criticar a la ciudad. No viene mucho al caso.

maggie mae dijo...

¿y por qué para vengarse del señor no dicen que es tartamudo? y que además no conoce manizales.
Entrevista en radio

Jorge Sánchez dijo...

Humm... acabo de descubrir una discusión parecida (pero a pequeña escala) en El Malpensante, referente a un artículo publicado sobre un posgrado en la Universidad de Antioquia (obviamente, hablando pestes del posgrado y de los alumnos), y las cartas indignadas que llegaron a la revista como respuesta, y que fueron publicadas en la última edición. Como que la polémica en el periodismo sí es una constante por estos lares. ¿No será que todos estamos aprendiendo de los comentaristas y "analistas" deportivos?

Qué sabroso es el chisme.

maggie mae dijo...

jajaja, Jorge: raro que lo mencionés, porque la que escribió eso fui yo. Y la directora mandó la carta tres meses después de la publicación de esa notica y ademas, llena de mentiras, pero bueh, todo sea por la pelea.

ángela cuartas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Camilo Jiménez dijo...

A mí me da por pensar que en Manizales hay un grupo de scouts que se mantienen atentos a lo que se publique en contra de su ciudad. Apenas alguien menciona alguito o medio sugiere que no es la gran putería, la gran ciudad que quiere ser, prenden las alarmas. Automáticamente se arma el grupo en Facebook (ya programaron la aplicación que hace eso, sólo tienen que cambiar el nombre del periodista y del medio en que apareció la nota "denigratoria"), y una avalancha de desocupados (por dios, qué poco hay para hacer en Manizales, con perdón) ataca al medio que pubicó la cosa, al autor.
Lo de Zableh no me parece ningún insulto: para él Manizales no tiene gracia. Para mí, además de unos pocos buenos amigos (entre ellos el autor de este blog, que ahora está en España, ja, y antes vivía en Bogotá, y que para más señas fue víctima de los defensores del decoro manizalita), Manizales tampoco tiene mayor gracia.

Por otro lado, deplorable la estrategia de SoHo para aumentar lectores, armando polémicas de papel maché, disparando a blancos fáciles.