Despedida

Esta tarde di el último paseo por el parque del Retiro. Caminé por los senderos rodeados de árboles que desembocan en plazas adornadas con estatuas de reyes a caballo. Al final llegué hasta el lago y me quedé viendo las parejitas que toman los botes y reman. Estuve mucho rato mirando el agua, sintiendo el sol en el rostro. Vi las balsitas que pasaban frente a mí, casi siempre él remando y ella al frente. Conversaban, reían, parecían contentos. Sentí envidia y pensé que estaba infinitamente solo. Las parejitas no me miraron, ni tampoco me vieron las que pasaron a mi lado cuando hice el camino de vuelta. Mañana estaré lejos.

Adiós, Madrid.

2 comentarios:

Terapia de piso dijo...

El vértigo inevitable de las despedidas.

Saludos, Martín.

José Roberto Coppola

yacasinosoynadie dijo...

"A nosotros nos tocó aprender a nadar
en un naufragio"

Juan Manuel Roca