Cara a cara: Vallejo contra Santamaría

No tenía ni la menor idea de cómo pegar un video en una entrada del blog. No me culpen: tampoco soy de la generación que nació con el computador al lado. En todo caso, como es de lo más fácil y ya aprendí, pongo este extracto de La desazón suprema, el documental de Luis Ospina sobre Fernando Vallejo. Como siempre sucede con el escritor antioqueño, seguro habrá amores y odios. Yo no opino: que cada quien saque sus propias conclusiones.

10 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Ay, hombre, Martín, yo de Vallejo no sé qué pensar. Sin duda, es un buen escritor. Hace poco leí El desbarrancadero y es una historia con el sello inconfundible de él. Pero no sé, a mí un tipo tan pesimista, con tanto odio me produce y que desprotica con tanto ahínco de todo me indispone, a veces me ofende.

Martín Franco dijo...

Hombe, Esteban: me pasa parecido. Como escritor me gusta, pero cuando empieza a hablar me da pereza. En serio. De hecho, me puse a escuchar la entrevista que hace unos años le hizo Gustavo Gómez en Caracol y oyéndola bien uno se da cuenta de que ya lo llaman pa' lo mismo: le pican la lengua preguntándole sobre el Papa, los animales y los políticos y el hombre se riega con la misma diatriba. Por mí que escriba, mejor.

Jorge Sánchez dijo...

Por supuesto, en este duelo gana Vallejo, a ese Santamaría no me lo trago ni con aceite.

El documental de Luis Ospina yo me lo vi hace años, ¿pero alguien sabe cómo se consigue? ¿Y el otro, el de "Un tigre de papel"?

yacasinosoynadie dijo...

a mi este tipo me da tanta pereza... pero TANTA pereza, que mejor ni le entro a las novelas del tipo.....

Martín Franco dijo...

Lo dicho: amor y odio...

yacasinosoynadie dijo...

no sé, digo yo, si alguien quisiera que uno no odiara sino que amara a este individuo (evidentemente esa NO era la intensión de este post) sería mucho mejor poner un buen fragmento de una novela suya, o que se yo, pero no esta cantaleta de vieja menopausia tan maluca... Que pereza...

Martín Franco dijo...

“La muerte es una mentira, el tiempo es una mentira, Santa Anita flor de naranjo. He vuelto a sus corredores, contigo, abuela, y el viento de los socavones nos mece en las mecedoras. Enfrente, en el paisaje abierto, globos llenan el cielo. Globos de Caldas, de Itaguí, de Envigado, rojos, verdes, azules, encendidos. La brisa se los lleva hacia una montaña en pico. Abuela, cuando vos ya no estés... Me levanto y voy a besarla. Los globos son de papel de china, de tenue papel de china deleznable, con fragilidad de mariposa. Abuela, cuando vos ya no estés... Vos te irás al cielo de los muertos, yo me quedo en el infierno de los vivos. Después pongo mi cabeza contra la suya para advenir al reino de la gracia”.

Años de indulgencia

yacasinosoynadie dijo...

vea pues, según este fragmento el hombre escribe totalmente distinto a como habla... eso, para mi que no he leído nada de él, es una gran sorpresa...

Esteban Dublín dijo...

Jorge, Vallejo escribe muy bien, pero aprovecha cada párrafo para lanzar una que otra diatriba. Eso es lo jarto.

Carlos A. y Pablo R. dijo...

En ese estilo barriobajero lo más grande que se ha hecho es "Viaje al fin de la noche", hay por ahí una nueva edición de Edhasa muy bonita y muy barata: lástima la puta traducción ibérica. Vallejo escribe como los dioses, o como las putas, que es lo mismo.