Vásquez

Empiezo con algo que una vez conté: no sé si todavía, pero hace un par de años publicaban en la revista Voz a Voz una página de libros. En la parte de abajo, como recuadrito pequeño, metían siempre una entrevista en la que le soltaban la misma pregunta a varios escritores: ¿cómo está la salud de la literatura colombiana? Y casi todos respondían que en cuidados intensivos. Cuando escribí esa anécdota dije que no encuentro el panorama tan oscuro. Porque, viéndolo bien, los escritores de la ‘nueva generación’ –si es que hay tal cosa– vienen publicando con cierta periodicidad y trabajando de manera juiciosa en la literatura. Que los libros sean buenos o malos es ya otra historia, pero sin duda algunos de estos narradores cuidan y cultivan el oficio. Antonio García, por ejemplo. O Juan Gabriel Vásquez.

Es curioso pero no había leído a Vásquez en Colombia a pesar de toda la bulla que le hicieron a la Historia secreta de Costaguana en la Feria del Libro, ni por cuenta de los artículos que publicaba en distintas revistas. Vine a descubrirlo hace poco, cuando hurgando en la biblioteca encontré el librito de cuentos de Los amantes de Todos los Santos y lo saqué para ver qué tal. No paré. Cinco relatos completos y redondos donde el lector queda, al final, con una sensación inquietante. Vásquez explora muy bien las relaciones de pareja y se mete, con acierto, en el misterioso laberinto del comportamiento humano. Los protagonistas son seres solitarios, insatisfechos, aquejados por algún dolor del alma. Tal y como nos pasa a todos. Dos cuentos en especial –Los amantes de todos los Santos y En el café de la République– y un lenguaje sencillo y ameno hacen que valga la pena leer este libro.

Sobra decir que el ánimo me llevó a sacar la novela Los informantes, que me tiene también encantado. Qué buen descubrimiento ha sido Vásquez; qué placer leerlo. Y, sobre todo, qué bacano que sea un autor alejado de toda esa maquinaria mediática que tanto les gusta a algunos. Recomendadísimo.

7 comentarios:

Samuel Andrés Arias dijo...

Martín: Juan Gabriel Vásquez es un muy buen escritor. Los informantes me parece una de las mejores novelas publicadas recientemente en Colombia. En El Cuaderno hay un par de entradas con textos de él: Apología de las tortugas (un muy buen ensayito sobre el cuento) y Lectores antisociales.
Ah, como crónista no se queda atrás, en el número 0 o 1 de Gatopardo hay un delicioso texto de él viviendo en el sótano de una librería en Paris y las que publica de vez en cuando en El Malpensante son muy buenas, una de esas se gano el Simón Bolívar. Sí, se lo ganó sin hacer ningún aspaviento como tú dices. Eso me gusta también de él.

Extranjera dijo...

Ahora me quede con ganas de leerlo. Lo conseguire aquí en Ny en español? Trataré.

Esteban Dublín dijo...

Mira qué coincidencia:

http://eduardoberti.blogspot.com/

yacasinosoynadie dijo...

¿Antonio Garcia? nnoooooo ese no por favor... no no no no no porfavor no... Vásquez es realmente sobresaliente, pero ¿Antonio Garcia? noooo por favor no...

Martín Franco dijo...

Samuel, es cierto: muy buen escritor. He leído los artículos que ponés en el Cuaderno y los del Malpensante, pero no el de Gatopardo. ¿Se encontrará en red? Buscaré. Extranjera: me cuentas si lo lees; no creo que te arrepientas. Esteban: ah, sí: es la columna del Espectador. Bacana. Y Yacasi... ¿por qué García no? Bueno saber las razones y no sólo la descalificación porque sí.

Ivan Andrade dijo...

Yo sólo le he leído las columnas de El Espectador: me gustan mucho. Habrá que leer sus novelas y cuentos. Lo que si digo es que cuando lo conocí en una charla de Bogotá 39, me pareció un tipo supremamente pedante. Nada tiene que ver con su trabajo como escritor, pero fue chocante ver que como persona no me cayó bien pero me gusta lo que escribe.

Saludos.

Lucaz dijo...

La edición del año pasado de Los Amantes... trae dos cuentos tan buenos como los otros cinco y en los mismos escenarios de las árdenas belgas.