¿Coincidencia?

Lo que sigue es un fragmento del libro El Sha o la desmesura del poder, del gran Richard Kapuscinski, donde relata lo que sucedió durante la dictadura de Mohamed Reza Pahlevi en Irán. Traigo a colación este texto sobre el codiciado "oro negro" porque refleja lo que pasa hoy, varias décadas después, en un país de América de cuyo nombre no quiero acordarme, manejado por un presidente deschavetado que se muere por perpetuarse en el poder. Juzguen ustedes y díganme si de verdad creen que es una simple coincidencia.

***
El petróleo suscita grandes emociones y grandes pasiones, porque el petróleo es sobre todo una gran tentación. Es una tentación de enormes sumas de dinero fácil, de riqueza y fuerza, de fortuna y poder. Es un líquido sucio y apestoso que brota alegre hacia lo alto para luego caer en la tierra en forma de lluvia de hermosos billetes. El que haya encontrado y hecho suya una fuente de petróleo se siente como alguien que, tras un largo caminar bajo la tierra, encuentra de repente un tesoro real. No sólo se ha convertido en rico, sino que además se convence de una manera un tanto mística de que alguna fuerza superior lo ha elegido para elevarlo generosamente por encima de los demás y lo ha hecho su favorito. (…)

Y es que el petróleo crea una ilusión de vida completamente diferente, una vida sin esfuerzo, una vida gratis. El petróleo es una materia que envenena las ideas, que enturbia la vista, que corrompe. La gente de un país pobre deambula pensando: ¡Ay, Dios, su tuviéramos petróleo...! La idea del petróleo refleja a la perfección el eterno sueño humano de la riqueza logada gracias a un azar, un golpe de suerte, y no a consta de esfuerzo y de sudar sangre. Visto en este sentido el petróleo es un cuento, y como todos los cuentos, una mentira. El petróleo llena al hombre de tal vanidad que éste empieza a creer que fácilmente puede destruir ese factor tan resistente y reacio que se llama tiempo. (…)

El petróleo es fuerte pero también tiene sus puntos débiles: no sustituye la necesidad de pensar, tampoco sustituye a la sabiduría. Una de las cualidades más tentadoras del petróleo y que más atrae a los poderosos es que refuerza el poder. El petróleo da grandes ganancias y, al mismo tiempo, no crea graves conflictos sociales porque no genera grandes masas de proletariado ni tampoco importantes capas de burguesía, con lo cual un gobierno no tiene que compartir las ganancias con nadie y puede disponer de ellas libremente, de acuerdo con sus ideas o como le dé la gana.

R. Kapuscinski
El Sha o la desmesura del poder
Anagrama

6 comentarios:

Lucaz dijo...

A los venecos les está pasando como en la fábula del cansón Facundo Cabral: encontraron petroleo y se murieron de sed. Y ahora con el desplome de los precios y ellos importando hasta los huevos, se les va a poner el sancocho a los machetazos. Frank, el Sha cayó en el 79,total que su reino no fue del mundo ochentero.

Martín Franco dijo...

Toda la razón, compa Lucaz. De hecho, en el ochenta es que muere. Mil disculpas por el gazapo, ya queda listo.

Apelaez dijo...

Ese librito lo leí hace un tiempo y se lo regalé a mi esposa que da la casualidad, nacio en Venezuela. Pensaba lo mismo que ud, que el sha es igualito a don Chávez.

yacasinosoynadie dijo...

este es el libro que menos me gusta de Kapuscinski pero hay que decir que es excelente... Mi favorito es Ebano, a ese libro le debo la decisión de dedicarme a este oficio... escritores como él, periodistas como él, gente asi le hace falta a este mundo (mejor me callo y dejo ahí)

De Chavez prefiero no hablar, como disidí tampoco hablar de Uribe, para que regar más tinta sobre ese mierdero...

Extranjera dijo...

Oye no sabía que te habías cambiado. Claro, ya no hay maletas. Pasaré ahora por aquí.

Esteban Dublín dijo...

Mi estimado Martín, te deseo una feliz Navidad y un año nuevo lleno de buenas y nuevas experiencias madridistas.

Te envío un abrazo fraterno y le agradezco al 2008 porque hayas sido tú el primero en todo el mundo en conversar con los cuentitos.