Volver

Cuatro meses después he decidido regresar a mi vieja casa. Las razones por las que vuelvo no son muy distintas a las que esgrimí cuando me fui: porque siempre he sufrido de inconsistencia crónica. Si al principio me tenía mamado, ahora me hace falta; si al final de la época de Matamoscas quería hacer algo distinto, ahora quiero regresar a lo viejo. O mezclar las dos. O hacer otra cosa. Es que, al final, ¿quién en sus cinco sentidos puede de verdad saber lo que quiere? “No hay en este mundo nada constante, salvo la inconstancia”, escribe Jiménez que dijo Swift hace tantos años. Y vaya si tiene razón. Así que empaco mis maletas en la puerta y regreso para que se trasladen otra vez, o no vuelvan si es que les cansa tanto. Como ven hay nuevo diseño y por el contenido ni se preocupen: prometo seguir escribiendo las mismas sandeces de siempre. Así que si usted regresa, siéntase como en casa: quítese los zapatos, estire las piernas encima de la mesa y sea de nuevo bienvenido.

6 comentarios:

Manuel Dueñas dijo...

Un placer volver a tenerlo por acá, amigo Franco.

Apelaez dijo...

Pues si, que trasteadera, igual a mi me da lo mismo, tengo ambos en mi lector de feeds. Las ventajas de la tecnología.

Samuel Andrés Arias dijo...

Bien, bien. Hacia falta Matamoscas.

yacasinosoynadie dijo...

¡hijueputa!, que bueno volver por aqui... me perdonaran el putaso

Camilo Jiménez dijo...

Hombre, bueno esto. Debo decir que las maletas en la puerta no me entusiasmaban mucho. Enhorabuena por la decisión.

PipeP dijo...

Quizá uno se muere sin saber lo que quiere. Tampoco estará frustrado porque no puede decirse que fracasó buscando algo que nunca quiso. De igual manera no será exitoso en lograr ese algo que nunca supo qué era.

Lo que sí se puede, es hacer lo que a uno se le de la gana: para lo cual no es necesario saber qué es lo que se quiere. Es posible que haciendo lo que se le de la gana usted sea sencillamente usted mismo.

Creo que saber lo que se quiere es uno de los problemas más complejos que enfrentamos. Al respecto, lo único que le puedo decir es que no está solo.