Morir

“Entre todos los ritos fúnebres elucubrados por las criaturas de este mundo siempre he admirado el de los elefantes, tienen una extraña manera de morir, ¿la conoces? Cuando un elefante siente que ha llegado su hora se aleja de la manada, pero no se marcha solo, escoge un compañero que vaya con él, y parten. Empiezan a caminar por la sabana, a menudo a trote, depende de la urgencia del moribundo… y avanzan y avanzan, durante kilómetros y kilómetros tal vez, hasta que el moribundo no decide que ése es el lugar para morir, y da un par de vueltas trazando un círculo, porque sabe que ha llegado el momento de morir, la muerte la lleva dentro, pero siente la necesidad de situarla en el espacio, como si se tratara de una cita, como si deseara mirar la muerte a la cara, fuera de él, y le dijera, buenos días, señora muerte, ya estoy aquí… el suyo es un círculo imaginario, naturalmente, pero le sirve para geografiar la muerte, si puede decirlo así… y en ese círculo sólo puede entrar él, porque la muerte es un hecho privado, muy privado, y allí no puede entrar nadie más que el que se está muriendo… y entonces le dice al compañero que le abandone, adiós y muchas gracias, y el otro regresa a la manada.”

Antonio Tabucchi
Tristano muere

7 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Guau. Extraordinario.

Samuel Andrés Arias dijo...

¡Qué buen texto!

terapiadepiso dijo...

Se trata de encarar a la muerte, no de recibirla o entregarse a ella. Con valentía y arrojo. Y a solas. Es entender que cuando el final llega se debe enfrentar como se afronta todos los días la vida misma.

Qué ceremonia tan hermosa.

Buen Post.

José Roberto Coppola

Lucaz dijo...

Tristano Muere es una de las que me faltan por leer de Tabucchi, uno de los buenos autores que conocí via el Malpensante, Sus dos volúmenes de cuentos, El Angel Negro, Los Volátiles del Beato Angélico etc etc, todas son obras excelentes, sin duda un gran autor gracias por este bello texto para empezar la semana Frank.

yacasinosoynadie dijo...

Lindísimo... no conozco al autor, la otra vez me hizo ojitos un libro suyo desde los anaqueles de Prologo Libros pero lo evadí con un gesto egoísta y miserable... creo que la próxima vez me voy a reconciliar con él y por lo menos le voy a pegar una ojeadita... Ya quede picado.

Martín Franco dijo...

Me gustó "Sostiene Pereira". Abordarlo por ahí es buena idea.

Lucaz dijo...

Los cuentos de Pequeños Equívocos sin Importancia son soberbios, para ustedes -cinéfilos irredentos-hay uno que se titula Cine (sinó está ahí está en el Juego de Revés), para quitarse el sombrero...me hiciste dar ganas de releerlos Frank...ahi otro de un rally en Europa en los 30`s...y otro de....y otro...